Nuestras certificaciones

¿La Clamidia me puede causar infertilidad?

April 28, 2017

La clamidia  es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más frecuentes y, sin embargo, una de las menos conocidas.

 

 

La clamidia es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes del mundo. Está causada por la infección de la bacteria Chlamydia trachomatis. Aproximadamente la mitad de los casos de infertilidad se atribuyen a esta dolencia. Y sin embargo, muchas personas ni siquiera han oído hablar nunca de ella.

 

La cifra de afectados crece rápidamente. El 80 por ciento de las mujeres y el 50 por ciento de los hombres afectados no tienen síntomas.

 

Al igual que otras enfermedades de transmisión sexual, la clamidia se transmite por mantener relaciones sexuales sin protección. Pero también se puede producir el contagio al besarse o practicar sexo oral. Además, las mujeres embarazadas pueden transmitir la infección a su hijo durante el parto, si es vaginal. La bacteria puede hibernar durante años y después volver a activarse.

 

Los síntomas pueden aparecer entre una y tres semanas después de producirse el contagio, o al cabo de muchos meses, o incluso nunca, como sucede en la mayoría de los casos. Algunos signos en los hombres son escozor al orinar y en las mujeres, aumento del flujo, dolores en la parte baja del abdomen o hemorragias.

 

¿Qué consecuencias tiene la infección para hombres y mujeres?

 

Si la infección no se detecta precozmente, las consecuencias pueden ser muy serias. En los genitales internos se forman tumoraciones parecidas a una telaraña que producen adherencias en los órganos y causan inflamación, dolores crónicos en el bajo vientre y, a menudo, también infertilidad.

 

Si las trompas tienen adherencias, los óvulos no pueden llegar al útero. Incluso si las trompas no se obstruyen, a menudo quedan tan dañadas por la infección que ya no pueden cumplir su tarea. Las mujeres afectadas no pueden tener hijos por medios naturales y a menudo solo les queda recurrir a la fecundación In Vitro ( FIV-TE).

 

En los hombres, la clamidia puede causar inflamación de los testículos y la próstata, o trastornos de la uretra. En casos aislados pueden aparecer inflamaciones en las articulaciones o en los ojos.

 

Otra de las  consecuencias de la infección por clamidia es que si la  enfermedad no se trata adecuadamente con antibióticos, el cuerpo puede desarrollar una especie de alergia a determinadas estructuras exteriores de las bacterias. En caso de alergia, después de sufrir una infección aguda por clamidia pueden aparecer más problemas, por ejemplo, enfermedades reumáticas. Además, el riesgo de aborto o de parto prematuro aumenta.

 

¿Cómo se trata la infección?

 

Lo habitual es un tratamiento con antibióticos, que debe administrarse un mínimo de diez días, a menudo más tiempo, según la gravedad de la enfermedad. Para asegurarse de que la terapia ha sido efectiva, se recomienda hacer un control posterior.

 

¿Cómo saber si la enfermedad ha dejado secuelas?

 

A menudo las consecuencias se hacen patentes cuando la mujer no logra quedarse embarazada. Naturalmente, detrás puede haber otras muchas razones, pero después de haber sufrido una infección aguda por clamidia, es muy probable que se presenten problemas de infertilidad.

 

Prevención

 

¿Cómo se puede prevenir el contagio?

Las enfermedades de transmisión sexual son muy difíciles de prevenir porque no siempre presentan síntomas y porque la vida sexual es muy compleja. Además, comúnmente las personas olvidan las normas mínimas de prevención, que suelen ser bien conocidas.

Entre estas medidas preventivas se destacan:

• Evitar relaciones sexuales con personas de riesgo.
• Utilizar el preservativo de manera estricta, correcta y constante.
• Consultar ante la presencia de cualquier molestia genital.
• Evitar las relaciones sexuales cuando se sufre de molestias genitales.
• Realizarse chequeos periódicos si se mantiene una relación sexual con una pareja no habitual.
• Ante el diagnóstico de clamidia, avisar a las personas con quienes se mantuvo contacto sexual durante el periodo de riesgo que el médico señale. 
• Efectuarse chequeos cuando se cambia de pareja sexual, o bien, cuando se conoce que la pareja habitual ha tenido relaciones sexuales con una tercera persona.

 

Recuerda acudir con un especialista por lo menos 1 vez cada año para una revisión ginecológica. Si sospechas problemas de fertilidad, no te esperes, visita a un Biólogo de la Reproducción. En Red Crea contamos con los mejores especialistas. Puedes agendar tu cita al 5752 1234.

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Aprende a identificar tus días fértiles.

July 19, 2017

1/9
Please reload

Entradas recientes